Angel Suárez Flores, alias Casper

Angel Suárez Flores, alias Casper

Angel Suárez Flores, alias Casper

Ángel Suárez Flores, alias «Cásper», tenía a sus órdenes una amplia banda, cuyos miembros se dedicaban a misiones diversas. De hecho, la banda estaba estructura en tres apartados, «secuestros y extorsiones», «tráfico de estupefacientes» y «butrones y otros delitos» que, a su vez, se dividían en secciones varias.
Angel Suárez Flores. Alias “Casper”. Nacido hace cuarenta y nueve años en Buniel (Burgos). Padre de tres hijas. Buscado por la Justicia belga, que le condenó en 1991 a diez años de prisión por un delito de narcotráfico. Detenido en España en cuatro ocasiones, la primera en 1986, en Málaga, por tráfico de drogas.

La última, el 19 de junio de 1999, en Madrid, acusado de ser el jefe de la banda que tiroteó al abogado Rodríguez Menéndez. Educado y con don de gentes, Angel Suárez ejercía un poder absoluto sobre los miembros de su banda, a la que la Policía considera el grupo de “butroneros” más organizado de los que han actuado jamás en España. Distribuía el trabajo, repartía los multimillonarios botines, amenazaba e imponía castigos. Luego él invertía su parte en pisos de lujo, objetos de oro, vehículos caros, grandes propinas y banquetes. Esta es la historia del capo sibarita.

“Qué puedo hacer por ti”. A Angel Suárez Flores le gustaba pronunciar estas palabras cada vez que alguien se dirigía él, ya fueran los integrantes de su banda u otras personas que se acercaban a él para pedirle dinero, consejo o ayuda. Sin embargo, el pasado 19 de junio, cuando era detenido por agentes de la Unidad Central de Policía Judicial en el transcurso de la Operación Orquídea, Angel Suárez no repitió su célebre frase. Calló. Educado como siempre, durante su estancia en las dependencias policiales, el presunto jefe de la banda especializada en el robo de bancos por el procedimiento del butrón, no gritó ni insultó, pero tampoco se desmoronó ni cantó. Fiel a su estilo, a su saber estar, simplemente se negó a contestar a las preguntas que los agentes le hacían por su supuesta participación en los butrones. Eso sí, reconoció su intervención, aunque sólo como encubridor, en la agresión al abogado José Emilio Rodríguez Menéndez, el caso que había acelerado su detención y puesta a disposición judicial.

Pero Angel Suárez no era un desconocido para las Fuerzas de Seguridad del Estado. Nacido en el pueblo burgalés de Buniel el 9 de marzo de 1959, emigró cuando era un niño, junto a sus padres y hermanos, a Bélgica. Allí se crió y allí empezaron sus andanzas. Unas andanzas que le obligaron a abandonar definitivamente el país europeo en 1991, poco antes de que un tribunal belga le condenase a diez años de cárcel por tráfico de drogas. Allí se quedó parte de su familia, entre ella una hermana que mantiene abierto un restaurante en Bruselas.

Asentado ya en España, Angel Suárez empezó a ser conocido por la Policía. Fue fichado por primera vez en abril de 1986, en Málaga, durante una de sus múltiples estancias en nuestro país cuando aún residía en Bélgica. Entonces la Policía lo detuvo como presunto autor de un delito de tráfico de drogas. Salió libre. Como salió las dos siguientes ocasiones en que fue detenido. El 26 de marzo de 1995 era capturado en Madrid, acusado de contrabando. El 18 de julio de 1997 volvía a visitar una comisaría, en esta ocasión la de Alicante, y de nuevo por una acusación de tráfico de drogas. La Policía cree que durante estos años empezó a fraguar lo que sería su banda, una banda especializada en un delito cuyas penas de cárcel en caso de captura fuera baja y que sin embargo reportase grandes ingresos: el butrón.

Un año de investigación

“Supimos de la existencia de una banda especializada en este tipo de robos hace aproximadamente un año -recuerda uno de los agentes que ha intervenido en las investigaciones-. Vimos que estaba operando un grupo que utilizaba métodos muy sofisticados para este tipo de delitos: alta tecnología en la desconexión de alarmas y el uso de perforadoras con brocas diamantadas para abrir las cámaras acorazadas”. Tras diversas pesquisas, las sospechas se centraron en Angel Suárez, al que sometieron a diversos controles y vigilancias.

“Tenía un nivel de vida elevadísima”, recuerdan los agentes que dedicaron jornadas completas a seguir sus pasos. Los policías relatan, y no paran, las anécdotas de este presunto delincuente que ante todo sabía vivir bien, muy bien. “En su cumpleaños invitó a toda la banda, más de veinte personas, a un restaurante de lujo. Le gustaba salir de noche y era conocido en todos los locales de moda, donde los porteros y aparcacoches le conocían como don Angel y le rendían casi pleitesía. Y no es extraño, porque daba propinas de hasta 20.000 pesetas. Además le gusta usar mecheros de oro, relojes de las mejores marcas y, para desplazarse, siempre utilizaba vehículos de lujo”. Tras su captura la Policía le incautó un BMW y dos Ferrari.

El lujo se trasladaba también a sus viviendas. Cuando fue detenido, Angel Suárez y su tercera mujer, la joven rumana Stela Liliana Lazurca, estaban mudándose a un amplio duplex en la madrileña localidad de Pozuelo de Alarcón valorado en 150 millones de pesetas. Este estaba registrado a nombre de su esposa, a la que utilizaba como testaferro para la apertura de numerosas cuentas corrientes y la adquisición de propiedades. En la casa de Pozuelo, situada en el número 32 de la Avenida Europa, la Policía encontró un televisor de gran formato valorado en dos millones y medio de pesetas, así como mecheros, relojes y bolígrafos de oro, diecinueve diamantes, numerosos teléfonos móviles, un valioso jarrón chino y un amplio ropero de las mejores marcas. “Cuando iban de compras, él y su mujer arrasaban las tiendas más selectas de Madrid”, apunta un policía.

Pero los seguimientos a los que fue sometido también descubrieron que a Angel Suárez, además de vivir a todo lujo, también le gustaba controlar todos y cada uno de los pasos de su banda. “Era el encargado de elegir el objetivo, de disponer qué tenía que hacer cada uno de los miembros de la banda, acudía al robo para dirigirlo in situ, y después era el que repartía el botín. El decidía cómo y cuánto recibía cada uno su parte y nadie rechistaba. Incluso asignaba a sus muchachos teléfonos móviles con la ineludible exigencia de que estuvieran permanentemente en contacto con él”.

Jefe de su hermano

Ni siquiera su hermano mayor, José Suárez, también detenido en la Operación Orquídea, “y a quien ordenaba hacer todo tipo de trabajos, desde alquilar coches a realizar vigilancias”, le llevaba la contraria. “Cuando alguien no seguía sus indicaciones, no dudaba en gritar e incluso amenazar. Entonces su frase favorita era: ¿quieres que te saque a los colombianos?, en clara referencia a que podía contratar sicarios para acabar con su interlocutor”, recuerda un policía.

Angel Suárez reafirmaba su poder sobre los integrantes de la banda estando atento siempre a sus problemas. Prestaba dinero a quien se lo pedía -eso sí, con una fecha tope de devolución, superada la cual imponía una fuerte multa-. Daba consejos, cuando se le requerían. Y en los malos momentos estaba junto a sus hombres. Fue al funeral de uno de sus muchachos que había muerto en un accidente de tráfico en Alicante. Y obligó a los otros integrantes de la banda a acudir también al entierro. Cuando fue detenido Juan Miguel Ortega, uno de sus presuntos lugartenientes, él se encargó de acompañar a los padres y la novia de éste a buscar un abogado, un buen abogado, que iba a costear él. Y el letrado elegido fue José Emilio Rodríguez Menéndez, con el se reunió en su bufete de Madrid. Ese fue su primer contacto con el que meses después sería víctima de sus hombres.

El presunto delincuente no dejaba nada al azar. Incluso había comenzado a montar una red de empresas donde poder blanquear los cuantiosos botines que conseguían con los butrones. Hace años montó una empresa de instalación de alarmas en vehículos, pero la dejó hace tiempo. Ahora aparecía como socio en dos empresas. Una era Sues Export-Import, dedicado supuestamente al comercio de artículos de madera. La segunda, Berlincar, se encargaba de la compra y venta de vehículos de lujo. Esta era la empresa a la que se dirigió Laura Fernández, la mujer del abogado Rodríguez Menéndez para la adquisición del vehículo de la marca Mercedes que supuestamente se encuentra en el origen de la agresión al letrado. Los pinchazos telefónicos realizados por la Policía también mostraban el interés de Angel Suárez por ampliar sus negocios de blanqueo con la participación en locales nocturnos y la adquisición de inmuebles en Marbella.

Testaferros para invertir

Las investigaciones han determinado también que la banda de Casper blanqueó más de 500 millones de pesetas a través de una administración de lotería de la localidad valenciana de Manises, y que mantenía conexiones con otras organizaciones de delincuentes, en este caso dedicadas al tráfico de drogas, en cuyas actividades invertían en ocasiones parte del dinero obtenido por el robo. En otras ocasiones, utilizaba a los padres, esposas, novias y amigos de los integrantes de su grupo para efectuar operaciones de blanqueo mediante inversiones en distintos negocios.

Ahora Angel Suárez ha cambiado el lujoso piso donde vivía por una celda en la cárcel madrileña de Soto del Real. La Policía le acusa de encubrir la agresión contra el abogado madrileño. También, le señala como el cerebro de los butrones en entidades bancarias de Yecla, en las Navidades de 1998, y Murcia, en abril del mismo año, y en la sustracción de 106 kilos de cocaína en enero de 1997 en un deposito policial de droga de Valencia, así como de los robos frustrados por el mismo sistema en Alicante, en octubre del pasado año, y en un almacén de Cuenca, el 26 de noviembre de 1998. Angel Suárez, educado, sin perder las formas, ante la Policía sólo admitió haber encubierto a los autores de la agresión a José Emilio Rodríguez Menéndez.

About these ads

9 Respuestas a “Angel Suárez Flores, alias Casper

  1. Que lástima q te hayan pillado… que manera de vacilar a los españoles y a la policía …. A PARTIR DE AHORA ERES MI ÍDOLO!! total, quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón, no? y a las koplo por unos cuadritos no las hubieras arruinado, una mierda de cuadritos q vergüenza da escuchar lo que valen …. di que si, que te ries de todos pq puedes… país de hipócritas y chorizos cutres q ya quisieran tener algo de clase robando…

  2. Pues si estoy totalmente de acuerdo con muchos de vosotros!! pues no roban los politicos, los banqueros, los alcaldes, y ya lo que nos faltaba la casa real… pues es a lo que aspiramos muchos que estamos parados A ROBAR!!!

  3. ke listo vaya par de huevos.lo felicito por expropiar a los ricos ke son los verdaderos ladrones

  4. lo poneis de eroe, de super hombre,,,, cuando no es mas que un sinverguenza vividor… asi va españa señores

  5. Esta en libertad hace tiempo. Aunque en paradero desconocido, no he vuelto a verlo por las discotecas que frecuentaba antes y preguntando, nadie sabe nada de el desde que salio del talego.

  6. esta en libertad

  7. esta en libertad

  8. me interesaria el estado actual de angel suarez. si esta en la crcel o esta en libertad

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s