José Juan Martínez, El cerebro del asalto al Banco Central

José Juan Martínez, El cerebro del asalto al Banco Central

José Juan Martínez, El cerebro del asalto al Banco Central

José Juan Martínez Gómez, un delincuente almeriense nacido el 2 de febrero de 1956, en la capital fue uno de los personajes más destacados de la crónica negra del país, al ser considerado por la Policía con solo 25 años de edad como el cerebro del atraco al Banco Central de la plaza de Cataluña de Barcelona ocurrido el 23 de mayo de 1981.

Ha sido sin duda, el atraco mas espectacular que ha vivido España durante el pasado siglo XX. La finalidad del asalto al Banco Central de Barcelona, jamás ha quedado esclarecida. Ni lo dejó claro en su investigación el ministerio del Interior, asumiendo que los asaltantes eran un grupo de «chorizos, macarras y anarquistas», ni tampoco sirvió de nada la comisión de investigación creada por el Parlament de Catalunya.

La historia delictiva de José Juan Martínez, se inició en la capital almeriense donde fue detenido por primera vez en 1972 por su participación en distintos robos en bares y establecimientos comerciales.

En el año 1976, la Policía lo detuvo entonces por un robo perpetrado en una armería. Un año más tarde fue nuevamente detenido por un robo de joyas en una vivienda de la zona centro de la capital.

Fue detenido por la Policía Judicial. Una vez en las dependencias de Comisaría, no tuvo reparo en confesar que las joyas robadas las había enterrado en un chalet deshabitado a la entrada de Torremolinos.

En esas fechas José Juan Martínez “El Rubio” tenía su domicilio en una vivienda de la calle Tomás Bretón en la zona de la Plaza de Toros, hasta que unos meses mas tarde decidió marcharse definitivamente a Barcelona.

Una vez en la capital catalana, “El Rubio” se integró en el denominado “Grupo Autónomo Armado”, volviendo a ser detenido por la Policía por su participación en un atraco. Al Rubio lo detienen en la localidad gerundense de Coll de la Barryda a finales del año 1978.

Comentan que durante su estancia de reclusión en la cárcel de Carabanchel a donde fue trasladado, ideó la posibilidad de atracar el Banco Central de Barcelona junto a un grupo de delincuentes comunes y miembros de la ultraderecha a través de unos contactos que decía tener en la localidad francesa de Perpignan donde negoció el tema de la compra de las armas.

Los doce delincuentes armados, entre los que se encontraban los almerienses José Juan Martínez Gómez y Juan Quesada “El Macaco”, tomaron durante treinta y seis horas de máxima tensión como rehenes a 263 personas durante el asalto a la entidad bancaria iniciado unos minutos después de las nueve de la mañana.

Concluido el episodio con la intervención de los GEOS días mas tarde fue detenida la compañera sentimental de El Rubio, Carmen Dedeu. La relación fue corta, ya que el joven almeriense volvió nuevamente con su mujer Cristina Valenzuela con la que tenía tres hijos de corta edad.

A primeros de octubre de 1990, José Juan Martínez “El Rubio” que cumplía una condena de 30 años de cárcel, al considerársele el “numero uno” de tan espectacular operación, fue trasladado desde la prisión de la Modelo de Barcelona hasta el centro penitenciario de Acebuche. Tras permanecer en la cárcel almeriense algo más de un año, fue nuevamente trasladado a otra prisión de alta seguridad.

José Juan Martínez, fue condenado a 30 años y los restantes a penas de 23 y 25 años de prisión. En la liberación de los rehenes, en un tiroteo con los GEOS murió uno de los asaltantes.

Un libro y una película sobre el “Asalto al Banco Central”, que pasó con mas pena que gloria, dejaron testimonio de esta alocada odisea.

La prensa señalaba que José Juan Martínez había sido confidente de la Guardia Civil y de los servicios de Inteligencia, filtrado en los grupos anarquistas.

En aquella ocasión fuentes anarcosindicales indicaron que José Juan Martínez fue detenido por su implicación en el atentado contra la sala de fiestas Scala de Barcelona, pero su nombre no apareció en la nota oficial elaborada por la Policía. Estas fuentes aseguraron entonces que fue puesto en libertad sin acusación y estuvo a punto de ser linchado por otros detenidos anarcosindicalistas.

La figura del delincuente almeriense se alargaba por momentos. En la ficha policial francesa el considerado jefe del comando que asaltó el Banco Central de Barcelona figuraba su condición de confidente de la Policía española.

Se valoró la existencia de una trama organizada que financió la operación encaminada solo a “intoxicar” la situación política que vivía el país, por parte de elementos de la ultraderecha y que los asaltantes del banco, eran simples delincuentes comunes, que actuaron como mercenarios cobrando cada uno de ellos cinco millones por la intervención.

Sin embargo las andanzas de “El Rubio” tuvieron mas proyección. El 29 de septiembre de 1988 logró fugarse de la prisión de Ocaña-1 aprovechando un permiso de las autoridades penitenciarias. Un mes y cuatro días mas tarde fue detectado en Villanueva y Geltrú en el restaurante Costa de Oro, en unión de los hermanos Antonio y Cristina Valenzuela Marco acompañados de dos niños pequeños.

La presencia de Martínez López no pasó inadvertida para un inspector de Policía, que casualmente almorzaba en el mismo restaurante y reconoció al Rubio, telefoneando inmediatamente a la comisaría más próxima sobre la presencia del fugado.

En la intervención policial, calificada como “desastrosa e improvisada” se produjo la muerte de dos agentes, resultando gravemente herido “El Rubio” al recibir dos disparos uno de los cuales le atravesó el abdomen. La explicación oficial de los hechos apuntaron a que José Juan Martínez, fue el autor de la muerte de los dos policías nacionales.

Posteriormente un informe de la Guardia Civil demostró que José Juan Martínez solo disparó una bala ya que el arma se le quedó encasquillada.

El informe puntualizaba que los agentes muertos fueron alcanzados por cuatro proyectiles, por lo que tres de las balas fueron disparadas por el arma del otro policía, es decir, que los disparos que causaron la muerte a los dos agentes fueron hechos por otro compañero en el fragor del tiroteo y no por el encausado.

Tras estos hechos, El Rubio volvió a ser nuevamente protagonista de las secciones de Sucesos aunque para ello tuvieron que pasar diez años. Fue en diciembre de 1996 cuando volvió a tener problemas con la justicia al no regresar de un permiso especial de Navidad cuando se encontraba cumpliendo condena en la prisión provincial de Castellón de la Plana.

Sin embargo su libertad duró poco. Un mes mas tarde, funcionarios del Grupo Antiatracos de la Policía de Barcelona lo identificaron y detuvieron en la barriada de la Barceloneta.

About these ads

Una respuesta a “José Juan Martínez, El cerebro del asalto al Banco Central

  1. Pingback: SPCB » » SPCB

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s