Archivo de la etiqueta: trastorno psiquiátrico

¿Que es un Psicópata?

¿Que es un Psicópata?

¿Que es un Psicópata?

Generalmente se suele hablar erróneamente sobre la psicopatía, incluso hasta el punto de considerar a cualquier criminal un psicópata. Lo cierto es que, quienes padecen dicho trastorno psíquico, son personas que tienen una marcada dificultad para empatizar y un particular egoísmo, que les impide medir las consecuencias de sus actos.
Caracterizados por una impactante frialdad, los psicópatas tienen plena consciencia de sus acciones, debido a esto son perfectamente imputables y su conducta criminal es consciente.

Características

La psicopatía ya no se considera simplemente una enfermedad. Hoy por hoy, al hacer referencia a ella, se suele hablar de “alteración divergente de la personalidad” o de “personalidades psicóticas de tipo borderline”. De todos modos, el significado es el mismo: un trastorno psiquiátrico que define a una persona ególatra, que actúa con frialdad, consciente de lo que hace pero lo suficientemente impulsiva como para satisfacer sus impulsos sin importar qué ni quien se le ponga delante.

Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir culpa. Debido a esto, tienden a objetivar a las demás personas, a tratarlas como si fueran un objeto, un mero fin o instrumento para lograr lo que pretenden. Está claro que un psicópata no tiene necesariamente que ser un asesino despiadado. También pueden hacer cosas tan disímiles como mentir o participar en causas solidarias, pero siempre pensando en el beneficio propio.

Debido a que saben perfectamente lo que hacen son imputables por la justicia. Sus actos criminales los hacen ignorando las leyes, no por desacato a ellas (como podría hacerlo un sociópata) sino por falta de interés en cumplirlas, ya que se interponen a sus objetivos. A efectos penales, hace mucho que se planteó el dilema sobre si una personalidad divergente de este tipo es imputable y se ha llegado al acuerdo de que sí deben serlo. Es que la persona mantiene consciencia de sus actos y puede evitar cometerlos, demostrando en la mayoría de los casos que existe falta de remordimiento y pretenden lograr la justificación de sus actos, ejecutados con frialdad.

Tratamiento

Es importante saber que la psicopatía es incorregible, aunque se pueden utilizar fármacos antipsicóticos para reducir su impulsividad. Pero se estima que las terapias no son recomendables para tratar estos casos y hasta incluso pueden llegar a ser perjudiciales. Debido a la falta de empatía que tienen las personalidades psicopáticas, pueden llegar a emprender una terapia de rehabilitación sólo para reducir sus penas, demostrando que están en condiciones, ya que al no haber empatía, la rehabilitación se basará en el egoísmo del propio sujeto tratado.

Psicopatía vs Sociopatía

Frecuentemente se suelen confundir con facilidad los términos “sociópata” y “psicópata” que, si bien tienen muchísimas similitudes entre sí, no son el mismo trastorno. Según la psicoterapeuta Elizabeth León Mayer, la mayor diferencia que existe entre un sociopatía y un psicópata es que el primero es “un sujeto cuya principal característica es la transgresión, la falta de culpa y la total falta de respecto por la vida y los bienes de los demás. Pero también, se trata de un sujeto que se involucra en una violencia reactiva, cuya historia vital explica gran parte de la rabia que el sujeto tiene como emoción diferenciadora de sus conductas, o ha sido modelado en un ambiente tendiente a lo antisocial en donde la violencia constituye la forma aceptada de resolución de conflictos. No ocurre lo mismo con el psicópata, cuya historia vital no explica gran parte de los actos que comete, y su violencia es del tipo instrumental puesta al servicio de sus intereses, sean estos amedrentar a la víctima, obtener beneficios económicos, sexuales o de cualquier otra índole o simplemente su satisfacción personal”.

Un estudio realizado por Walsh, Swogger y Kosson en 2005 indica que “es factible sugerir que los psicópatas se involucran en una violencia instrumental, premeditada y a sangre fría; mientras que las personas que sufren de un TPA se traban en una violencia defensiva”. Por su parte, el investigador en materia psiquiátrica Beck manifiesta que “es posible distinguir los distintos tipos de criminales por diferencias en su nivel cognitivo”. Sobre todo remarcando que existe una violencia reactiva, defensiva, influida por la desconfianza (TPA) y otra violencia inducida por los sentimientos de superioridad y control, con el deseo de tener derecho a todo, que es la que ejecutan los afectados por la psicopatía.

Investigaciones neurológicas

Muchas investigaciones médicas en la actualidad indican que las personalidades divergentes de tipo psicopática demuestran una menor actividad cerebral en lóbulo prefrontal, casualmente aquel donde se registran los estímulos relacionados con la empatía. Es allí donde se producen los razonamientos morales y, en psicópatas, esa actividad neuronal fue prácticamente nula, según un estudio publicado por el British Journal of Psychiatry Reports.

En ese trabajo se puede observar que los psicópatas muestran menos actividad en áreas del cerebro relacionadas con la evaluación de las emociones vinculadas a las expresiones faciales y son menos receptivos a los rostros que reflejaban temor con respecto a las personas que no padecen psicopatía.

Por Carlos Cabezas López

Enlace permanente en Associated Content